Las mejores opciones de vino para acompañar tus platos

Tabla de contenido

No hay duda de que disfrutar de una deliciosa comida en un restaurante es un placer que nos encanta compartir con amigos y seres queridos. Y si hay algo que puede realzar aún más esta experiencia, es elegir el vino adecuado para acompañar nuestros platos.

El maridaje perfecto puede transformar una comida común en una experiencia culinaria excepcional. En este artículo, conocerás las mejores opciones de vino para complementar una variedad de platos que puedes ofrecer restaurante. ¡Prepárate para descubrir nuevas combinaciones de sabores y enriquecer las experiencias gastronómicas de tus clientes!

 

Maridaje con entrantes frescos y ligeros

Maridaje con entrantes frescos y ligeros

Cuando se trata de los primeros platos de una comida, como ensaladas, sopas o mariscos, es fundamental elegir un vino que complemente su frescura y ligereza. Los vinos blancos son una opción popular, especialmente aquellos con notas cítricas y una acidez refrescante.

Un Sauvignon Blanc o un Riesling son excelentes opciones para resaltar los sabores delicados de los entrantes frescos. La acidez de estos vinos ayudará a equilibrar los ingredientes más ácidos, como el limón o el vinagre. 

Si cuentas con un Software con TPV de Hostelería en tu restaurante será más sencillo elegir el mejor vino entre las diversas opciones que ofrece el mercado. Y es que esta herramienta tecnológica facilita la gestión con los proveedores para conseguir los mejores suministros para el restaurante.

 

Maridaje con platos de carne roja

Si eres un amante de la carne roja, sabrás que encontrar el vino adecuado es clave para resaltar los sabores intensos de estos platos. Un vino tinto de cuerpo medio a completo es lo más recomendable en este caso.

También te puede interesar:  Cómo preparar bebidas con tequila para ofrecer algo diferente

Para cortes de carne jugosos y tiernos, como un filete o un solomillo, un Malbec o un Cabernet Sauvignon son elecciones acertadas. Estos vinos tienen taninos firmes que complementarán los sabores de la carne y ofrecerán una experiencia sensorial completa.

 

Maridaje con platos de pescado y mariscos

Los platos de pescado y mariscos tienen un perfil de sabor único y delicado que requiere un enfoque especial al elegir el vino adecuado. Los vinos blancos secos son la elección más común, ya que su acidez equilibra la frescura del pescado y los mariscos.

Un Chardonnay o un Albariño son opciones fantásticas para realzar los sabores marinos. Además, si prefieres los mariscos más sabrosos, como las gambas o los langostinos, un vino blanco con cuerpo y textura, como un Viognier, puede agregar una capa adicional de complejidad al plato.

 

Maridaje con platos vegetarianos

La cocina vegetariana se ha vuelto cada vez más popular y requiere una consideración especial a la hora de elegir el vino adecuado. Aquí, las opciones pueden variar según los ingredientes y las técnicas de preparación utilizadas.

En general, los vinos blancos y rosados son excelentes opciones para platos vegetarianos más ligeros, como ensaladas o verduras al vapor. Un Pinot Grigio o un Rosé se complementarán bien con estos platos frescos. Para preparaciones vegetarianas más sustanciosos, como risottos o lasañas de verduras, un vino tinto suave, como un Merlot, puede ser una elección acertada.

Por eso, te recomendamos contar con un TPV para hostelería. Esta herramienta te facilitará la adquisición de suministros de ingredientes y vinos de calidad para ofrecer una combinación gastronómica excepcional.

 

También te puede interesar:  Cómo mantener la higiene en la cocina de tu restaurante

Maridaje con postres y quesos

No podemos olvidarnos de los postres y los quesos, ¿verdad? Acompañar estos platos con el vino adecuado puede ser una experiencia verdaderamente exquisita. Para postres dulces, como tartas o cremas, los vinos dulces como el Moscatel o el Oporto añejo son perfectos.

Asimismo, su dulzura complementará y realzará los sabores del postre sin abrumarlos. En cuanto a los quesos, un vino tinto robusto, como un Syrah o un Cabernet Franc, ofrece una combinación maravillosa. La riqueza de estos vinos equilibrará la salinidad y la intensidad de los quesos maduros.

 

Maridaje con platos especiados y picantes

Si quieres ofrecer platos con un toque de especias y picantes, es importante elegir un vino que complemente y equilibre esos sabores intensos. Los vinos blancos semi-dulces o afrutados son una excelente opción, ya que su dulzura contrarresta el picante y su frescura refresca el paladar.

Un Gewürztraminer o un Riesling ligeramente dulce son elecciones acertadas para resaltar los sabores de platos asiáticos, mexicanos o de la cocina picante en general. Su perfil aromático y sabores tropicales crearán una armonía deliciosa con los platos especiados.

 

Maridaje con platos ahumados y a la parrilla

Cuando se trata de platos ahumados y a la parrilla, como carnes a la barbacoa o costillas, es esencial elegir un vino que tenga la intensidad y el cuerpo suficiente para complementar esos sabores audaces.

Los vinos tintos con carácter y notas de especias y roble son la elección ideal. Un Syrah o un Malbec con cuerpo y taninos pronunciados se fusionarán perfectamente con los sabores ahumados y jugosos de estos platos. Además, si prefieres un vino blanco, puedes optar por un Chardonnay con crianza en barrica para añadir complejidad y equilibrio.

También te puede interesar:  Cómo diseñar una carta de cócteles atractiva para tus clientes

 

Software TPV de Hostelería
Aumenta la rentabilidad de tu restaurante y olvídate del caos, con una única solución global.
Categorías
ARTÍCULOS RELACIONADOS